Así es: la transición a WordPress 2.0 ha sido relativamente sencilla e indolora. He seguido el magnífico tutorial de actualización (en inglés; después de acabar la tarea me he dado cuenta de que existe una utilísima traducción al español), y todo ha ido como la seda. Eso sí, hay que ser paciente, leer las instrucciones dos veces mejor que una y no dejar nada a la improvisación. Si existe un consejo que merece la pena seguir a toda costa es el de hacer copias de seguridad de la base de datos (con el PHPMyAdmin, por ejemplo, aunque también hay plugins específicos de WordPress a tal efecto) y de todos los archivos contenidos en la bitácora original (mediante un cliente FTP), sobre todo si se han realizado cambios en las plantillas o en los ficheros de funciones.

Los usuarios de WordPress en español tenemos que actualizar, además, el fichero de traducción es_ES.mo, que se debe copiar en wp-includes/languages. Se supone que ya lo tendremos bien configurado si estamos actualizándonos desde la versión anterior, pero no está mal recordar que el fichero de configuración wp-config.php del directorio raíz de WordPress debe contener una línea específica si no queremos tener problemas con el idioma. Así, donde aparece

define ('WPLANG', '');

hay que cambiarlo por

define ('WPLANG', 'es_ES');

Tras seguir todos los pasos del tutorial, he tenido que hacer algunos ajustes. Para empezar, he subido al servidor la versión del tema “default” traducida al castellano, que luego he modificado con las imágenes de cabecera y los estilos CSS que ya había definido para la versión 1.5 de la bitácora. Además, he reactivado algunas funciones y plugins que la instalación estándar de la versión 2 no contempla, a saber:

  • Calendario en la parte superior de la barra lateral. Las instrucciones que hacen posible que se muestre están descritas aquí.
  • Estadísticas de visitas a las entradas. He reactivado el plugin Top 10 posts and Views per post y lo he configurado de acuerdo con las instrucciones que aparecen aquí. Por lo que atañe a las estadísticas de visitas a la web, que se administran desde el propio backend de la aplicación, basta con volver a activar el plugin WP-ShortStat.
  • Fuentes RSS para páginas individuales. También he reactivado el plugin RSS Fetched Link List. No obstante, y dado que algunas fuentes RSS no se leen correctamente (por si acaso las he eliminado), tendré que revisar a fondo este plugin y comprobar si el que lo sustituye (feedList, todavía en fase beta), funciona correctamente.

Por último, he añadido a la barra lateral (sidebar.php) varios enlaces que permiten acceder a las fuentes RSS de categorías, página principal y comentarios. El primer enlace aparece a continuación de cada una de las categorías de la bitácora; el procedimiento para insertarlo está perfectamente documentado en el blog Davilac.net, a cuyo creador (o creadora) expreso desde aquí mi reconocimiento. Los otros dos enlaces se muestran en la parte inferior de la barra lateral, mediante los iconos que aparecen a continuación, y que representan, respectivamente, las fuentes RSS de las entradas y de los comentarios:

Icono de la fuente RSS de la página Icono de la fuente RSS de los comentarios

El código correspondiente a las funciones de fuentes RSS incorporadas a WordPress (los WordPress Feeds) está descrito en el WordPress Codex, tan útil como eficaz.

Por lo que he podido comprobar hasta el momento, WordPress 2 funciona muy bien. El interfaz de administración es ahora bastante más vistoso (yo he desactivado las mejoras en la edición visual, que no me servían de mucho) y más sencillo de manejar, aunque alguna de sus novedades colisiona con el include publicitario que el proveedor de alojamiento gratuito de La Bitácora del Tigre inserta en mis páginas. De todas formas, me reservo una opinión definitiva hasta terminar el rodaje de la nueva versión. La primera tarea será la de comprobar si el plugin Akismet (que se instala por defecto con WordPress 2 y sirve para eliminar los comentarios y trackbacks basura), es tan bueno como dicen. Yo lo acabo de activar, he comprobado su funcionamiento, y la verdad es que tiene una pinta excelente.

Agradecería a los visitantes de La Bitácora del Tigre que me indicaran si algo no carbura a su entera satisfacción, con el correspondiente comentario. Por supuesto, les quedaré eternamente agradecido.