El pasado martes, día 7, al tratar de editar la reseña de Nunca me abandones, de Kazuo Ishiguro, me di cuenta de que el espacio de base de datos que contiene la La Bitácora del Tigre se había agotado. Me costó averiguar los porqués de tan inesperado y desagradable fenómeno, que yo había atribuido a mi natural tendencia grafómana. Sin embargo, la causa era mucho más prosaica: las tablas generadas por el plugin de estadísticas WP-ShortStat, que instalé el pasado mes de noviembre, habían ido creciendo y creciendo sin que yo lo hubiera notado, hasta devorar todo el espacio disponible.

Después de una serie de comprobaciones e intentos de resolver el fallo por mis propios medios, me puse en contacto con mi proveedor de alojamiento gratuito, 100WebSpace.com, que ha respondido a mis solicitudes de soporte con una agilidad y eficacia verdaderamente sorprendentes. Lástima no haberlo hecho antes, y no haber sido más paciente en la verificación de la base de datos, porque para cuando hice las consultas al servicio de soporte, ya había decicido gastarme unos pocos euros más en la contratación de espacio de base de datos adicional, y en la migración del plan de alojamiento a otro, casi gratuito, que permite que la bitácora prescinda del banner publicitario en el encabezamiento de sus páginas.

Pero bueno, no hay mal que por bien no venga. A cambio de una cantidad muy razonable (que además trataré de recuperar con la publicidad de AdSense), los fieles de La Bitácora del Tigre, a quienes ofrezco todas las disculpas del mundo por los problemas que hayan podido experimentar en estos dos días, van a disfrutar de mejores condiciones. Va por ellos.