En la entrada de ayer hacía referencia a los riesgos inevitables de trabajar con gestores de conocidos (CMS) ampliamente conocidos, como WordPress, cuyas vulnerabilidades suelen ser objetivo preferente de los hackers, crackers, phreakers y demás desaprensivos de la Red.

Para evitar en lo posible a tan indeseables visitantes y tener la bitácora