Miklós Rózsa, The Essential Miklós Rózsa

Miklós Rózsa, The Essential Miklós Rózsa

Es más que probable que los lectores habituales de La Bitácora del Tigre hayan advertido ya mi fascinación por la civilización romana y sus obras. A quienes todavía no se hayan dado cuenta de ella, les recomiendo la reseña de la novela de León Arsenal La boca del Nilo, los dos comentarios sobre la serie televisiva Roma (Pues tiene buena pinta y Se acabó Roma), o la entrada dedicada a la tigresa cazadora que exhibe el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

Mi interés por todos los detalles de la cultura romana tiene algunas facetas un tanto cómicas. Por ejemplo, el hecho de que cuando veo alguno de sus monumentos más conspicuos (sin ir más lejos el pasado martes, ante el espectáculo grandioso del Puente de Alcántara), no pueda resistirme a tararear una melodía que evoca todo el esplendor del Imperio Romano. Me refiero, claro está, a la conocidísima marcha de Ben-Hur, de Miklós Rósza, la solemne “Parade of the Charioteers”, cuyos majestuosos compases siempre acuden a mis labios cuando se trata de recorrer algún escenario de las glorias imperiales, sea el poderoso puente sobre el Tajo, el no menos impresionante Pont du Gard o el coqueto Arco de Triunfo de Medinaceli.

El compositor de origen húngaro Miklós Rósza no es sólo el autor de partituras épicas para películas históricas, con las que normalmente se le identifica (bandas sonoras como las de Ben-Hur, El Cid, Sodoma y Gomorra, El Ladrón de Bagdad, Rey de reyes o Quo Vadis), sino también de piezas intimistas y tenues, de un patetismo estremecedor, como este “Valse Crespesculaire”, que forma parte de la banda sonora de Providence, un filme de 1977 dirigido por Alain Resnais.

No conozco la película, pero poco importa. La música de Rósza no necesita de imágenes para sugerir hondamente la sensación crepuscular que evoca el título de la pieza. La inminencia de la muerte, la nostalgia por las cosas que se han ido, incluso la serena aceptación del final inevitable, todo eso y mucho más se encuentra en esta melodía singular, tan triste y tan hermosa.

Miklós Rósza, “Valse Crespesculaire/Finale”, 1977, 4,00 minutos. Ben-Hur. The Essential Miklós Rósza, 2000, Silva Screen Records, disco 2, pista 4 (la pista es más larga que lo que aparece aquí; me he permitido editar el MP3 para eliminar el “Finale”, que tiene un tono muy distinto al del vals).

Adenda del 1 de mayo de 2015

Al repasar esta entrada para mejorar la incrustación del audio, he encontrado un resumen en vídeo de la película de Alain Resnais, que incluye el tema de Miklós Rósza. También he encontrado otro vídeo, con los títulos de crédito de la película Entre tinieblas (1983), de Pedro Almodóvar, que comienza con la música del compositor húngaro-norteamericano.

https://www.youtube.com/watch?v=gUarkBuWZJU
alojamiento wordpress