En una entrada del 22 de mayo ya hice referencia a una utilidad que permite calcular el valor de un blog. En realidad, se trata de How Much Is My Blog Worth?, una entrada de Business Opportunities Weblog, sitio web especializado en descubrir y explotar lo que su autor, Dane Carlson, denomina “legítimas oportunidades de negocio”.

Aunque el mundo de la empresa me resulta tan ajeno y tan poco estimulante como el cultivo de champiñones en las cuevas calizas del desierto australiano (por poner un ejemplo), he de admitir que lo del blog de Dane Carlson tiene su gracia, sobre todo porque la comprobación del aparente valor de una bitácora no sirve para otra cosa que para halagar la vanidad.

El proceso para averiguarlo es sencillísimo: se apunta a Cuánto vale mi blog (en inglés), se introduce la URL en el formulario que aparece a continuación, y se hace clic en el botón Submit. Enseguida surge la estimación monetaria, y el código HTML, que permite hacer visible la cotización de la bitácora donde más le apetezca al interesado o interesada. Por ejemplo, a continuación:


Mi blog vale 9,597.18
dólares
.

¿Cuánto vale tu blog?

Technorati

Yo he modificado ligeramente el código para traducir al castellano el texto original, y lo he colocado en la barra lateral de la bitácora, justo bajo el logo del IBSN, otro invento que también se mueve en ese terreno impreciso y juguetón de lo que no se sabe muy bien si va en serio o en broma.

Un apunte crematístico (que escribo dejando a un lado, deliberadamente, la máxima machadiana de “todo necio confunde valor y precio”): los 9.597,18 dólares que afirma Technorati que vale La Bitácora del Tigre, a fecha de 7 de julio de 2006 (día de San Fermín y de mi cumpleaños), equivalen a unos 7.543,73 euros, es decir, a algo menos de 500 horas de trabajo según mi salario actual. Teniendo en cuenta que mi bitácora tiene unos 450 días de existencia, y que dedico a mi blog algo más de una hora por día (un valor medio, se entiende), me parece una valoración bastante aceptable. Otra cosa sería si invirtiera una jornada laboral entera en su elaboración y gestión. Entonces, sí, el negocio sería ruinoso.

Y otro apunte para los visitantes de La Bitácora del Tigre: he hecho algunas pruebas con algunas URLs de entre las que figuran en la sección “Temas educativos” de mi barra lateral de enlaces o blogroll, y me he encontrado con gratísimas sorpresas. Os animo, colegas (en el sentido estricto de la palabra), a que lo comprobéis vosotros mismos. Recibiréis una inyección de moral de tamaño superlativo. Y eso, estoy convencido, vale mucho más que el vil metal.

alojamiento wordpress