LLevaba algún tiempo sin mirar las novedades del tablero de administración de mi WordPress, y lo he vuelto a repasar esta tarde, justo después de comer. Había una noticia, de apenas 15 horas atrás, sobre la aparición de la versión 2.0.4., que corrige unos cuantos bugs y problemas de seguridad.

Como no tenía nada mejor que hacer, me he puesto a la tarea. Por supuesto, he seguido al pie de la letra el procedimiento de actualización, que está documentadísimo en el Codex de WordPress, y consiste en hacer copia de seguridad de la base de datos, del wp-config.php y de los archivos transformados (temas, plugins, imágenes, etc.). A continuación, hay que desactivar los plugins y subir por FTP los nuevos archivos que sustituyen a los ya existentes. Acto seguido, se ejecuta el script de actualización, upgrade.php, se reactivan los plugins, y ya está.

La actualización ha funcionado de maravilla. De momento, no he observado ningún problema con los veinticinco plugins que tengo instalados en CMS, que ya es decir.

alojamiento wordpress