A primera hora de la mañana me he enterado, por el tablero de administración de mi bitácora, que el 5 de enero se publicó la versión 2.0.6. de WordPress. Para simplificar el proceso de actualización, he decidido llevarla a cabo mediante la técnica que ya describí en Actualización de WordPress a la versión 2.0.5. El truco consiste en descargar de Mark on WordPress un fichero de actualización incremental que sólo contiene los archivos que cambian entre ambas versiones (la lista de cambios puede verse aquí), y realizar por FTP las sustituciones necesarias.

Mark Jaquith, a quien hay que agradecer este trabajo impagable, advierte que no son archivos "oficiales", y que, antes de proceder a la actualización, se realicen las imprescindibles copias de seguridad. Yo, que alguna vez me he olvidado de esta precaución, quiero machacar sobre el mismo clavo: que nadie comience la actualización sin hacer una copia de seguridad de la base de datos de WordPress y de los archivos del blog, especialmente si ha hecho algún cambio en el código original.