Gracias a una entrada de Felipe Zayas en Darle a la lengua me he enterado de la existencia de Sílabas, una aplicación que permite analizar métricamente textos en verso. Y no sólo analizarlos, sino versificar en tiempo real y comprobar cómo el poema se ajusta (o no) a los requisitos métricos.

El programa mide los versos observando las licencias métricas, da cuenta de la distribución de acentos y genera una rejilla de datos de gran utilidad para explicar los fundamentos de la métrica en castellano. Por si ello no fuera suficiente, Sílabas es un programa muy ligero, que se maneja con enorme facilidad y que permite exportar los datos métricos y el texto a otras aplicaciones.

Lo que se pueda hacer con este excelente programa en el ámbito del área de Lengua Castellana y Literatura sólo está limitado por la imaginación y el talento de los docentes. A la espera de las actividades didácticas que a buen seguro pondrá en práctica el fértil ingenio de mis colegas, yo he empleado Sílabas para un propósito más lúdico: componer un soneto isabelino que otorgue el debido reconocimiento al autor.

En poco más de una hora y con la ayuda inapreciable de Zurdo2, un utilísimo diccionario de rimas creado por el autor de Sílabas, Pilar y yo hemos pergeñado este:

SONETO

Es Sílabas programa cojonudo
tan sutil que parece en el infierno
concebido y tan útil al gobierno
del poeta inspirado y aun del mudo,

que yo con alborozo lo saludo
y me declaro humilde subalterno,
cómplice fervoroso y sempiterno
difusor de un invento pistonudo.

Oh, vates, poetastros, poetisas
rendid culto al autor de esta gran obra
que, pudiendo, empero no la cobra,
con versos, alabanzas y con risas.

A Sílabas dad cálido homenaje
y no perdáis el tino ni el metraje.

alojamiento wordpress