Apenas mes y medio después de la publicación de la versión 2.2.1 de WordPress, acabo de enterarme, a través del tablero del backend del blog, que se ha publicado una nueva versión del gestor de contenidos, la 2.2.2. Esta nueva edición resuelve ciertos fallos y problemas de seguridad detectados en las últimas semanas.

Como el propio anuncio señala que las modificaciones sólo afectan a cuestiones de seguridad y resuelven errores de menor entidad, y que por tanto “no deberían causar ninguna incompatibilidad de plugins o de temas”, he decidido no seguir el procedimiento de actualización estándar, y en cambio me he decidido por actualizar de acuerdo con lo que podríamos llamar “procedimiento abreviado”, que es más rápido e igualmente efectivo. La actualización abreviada comprende los siguientes pasos:

  • Identificar los archivos modificados en el paso de la versión 2.2.1 a la 2.2.2, cuya lista aparece en el WordPress Trac. Se trata de los siguientes:
    • wp-app.php.
    • wp-settings.php.
    • xmlrpc.php.
    • /wp-admin/admin-db.php.
    • /wp-admin/admin-functions.php.
    • /wp-admin/edit-comments.php.
    • /wp-admin/link-import.php.
    • /wp-admin/options.php.
    • /wp-admin/upload-functions.php.
    • /wp-admin/import/wordpress.php.
    • /wp-includes/formatting.php.
    • /wp-includes/functions.php.
    • /wp-includes/general-template.php.
    • /wp-includes/theme.php.
    • /wp-includes/version.php.
    • /wp-includes/widgets.php.
  • Hacer una copia de seguridad de los archivos modificados y de la base de datos.
  • Desactivar todos los plugins. En la versión 2.2.1 de WordPress, esta acción se puede llevar a cabo en un único paso, haciendo clic en Plugins > Desactivar todos los plugins.
  • Subir al servidor los archivos modificados.
  • Reactivar, uno a uno, los plugins.
  • Comprobar el blog.

Parece que todo ha funcionado correctamente y que, en efecto, no se observa ninguna incompatibilidad ni conflicto con la configuración del blog. A ver si dura.