A ver si consigo mantener la calma y no ofender a nadie (ni siquiera al responsable de este abuso), porque otra vez un sitio web ha copiado íntegramente un artículo mío (original y copia tienen 20 párrafos, 93 líneas, 1076 palabras, 5546 caracteres sin espacios y 6602 con ellos), sin citar su procedencia, y además haciendo constar como autor del texto a otra persona. El blog se llama Telaraña, y publica una copia literal de mi artículo Un plugin para automatizar las tareas de actualización de WordPress, que apareció originalmente en La Bitácora del Tigre, el 12 de agosto de 2997.

Antes de expresar aquí mi protesta, lo cual no me agrada en absoluto, he intentado ponerme en contacto con el autor de Telaraña, a través del correspondiente comentario en su entrada, para pedirle que retirara el texto o reconociera adecuadamente su autoría, pero los comentarios sólo están permitidos a usuarios registrados. Así que no tengo otro remedio que utilizar mi propio blog para volver a decir lo de siempre: que esta práctica es un abuso intolerable, y que en modo alguno está protegida por los términos de la licencia Creative Commons, a la cual se acogen los contenidos de mi blog.

alojamiento wordpress