En los últimos días la blogosfera educativa española ha venido haciéndose eco de las muchas bondades de Flock, el navegador basado en el motor de Firefox y orientado a la web social. Hace poco hablaba del asunto Celestino Arteta en Educación Tecnológica, y ayer remachó el clavo Néstor en Prrofesor Pôtachov de Moldavia, quien añadía a su muy positiva valoración de este navegador una ingeniosa invectiva contra algún otro programa rival.

Yo utilizo Flock desde hace tiempo, sobre todo para comprobar aspectos de diseño, navegabilidad y velocidad de carga de La Bitácora del Tigre, con resultados más que satisfactorios. Aunque no lo uso continuamente, tengo que reconocer que me gusta mucho Flock por su sencillez de manejo y por su capacidad de integrar los servicios de la web 2.0 con los que suelo trabajar (mi propio blog, construido con WordPress, WordPress.com, Flickr, YouTube, etc.). Con todo, sigo prefiriendo Firefox, porque cuenta con un gigantesco catálogo de extensiones que me permiten hacer casi cualquier cosa con la web y sus páginas; algunas de estas extensiones, aunque no todas, también funcionan con Flock.

En el estudio sobre clientes para blogs que se publicó en el sitio web del Segundo Encuentro de Edublogs (posteriormente también en La Bitácora del Tigre) ya analicé el uso de Flock como herramienta de escritura online, muy apropiada para crear contenido en un blog. Pues bien, con la versión 0.9.1.2 del navegador entre las manos, hay pocas razones para no utilizar el editor de entradas, e incluso para utilizarlo como cliente para blogs por defecto, dado que tiene casi todo lo que los usuarios pueden desear: interfaz WYSIWYG, edición de código HTML, corrector ortográfico en castellano, etiquetado semántico y hasta extensiones adicionales que amplían su funcionalidad original.

Respecto al corrector ortográfico en castellano, es una función de la que no dispone Flock, pero se puede echar mano del complemento para Firefox. Para ello, desde el interfaz del editor de entradas de Flock, hay que hacer clic con el botón derecho y seleccionar la opción Comprobar ortografía de este campo. A continuación, se debe pulsar de nuevo con el botón derecho y seleccionar Languages > Añadir diccionarios. Se abrirá entonces la página de Firefox dedicada a los diccionarios de corrección ortográfica, desde la que se puede descargar el correspondiente al castellano. Una vez instalada la extensión y reiniciado el navegador (el sistema da un aviso de que el complemento no ha sido diseñado para Flock; aunque yo he hecho caso omiso de la advertencia, no he observado el más mínimo problema), para corregir cualquier texto basta con activar el menú contextual y escoger la opción Comprobar ortografía de este campo. Flock marcará con un subrayado rojo todas las palabras cuya ortografía no reconoce, tal como se muestra en la figura 1. Haciendo clic sobre cualquiera de ellas con el botón derecho aparecen las alternativas correctas o la opción de agregar al diccionario una nueva palabra (figura 2).

Figura 1: corrección ortográfica con el editor de entradas de Flock
Figura 2: corrección ortográfica con el editor de entradas de Flock

Y aún se puede hacer más, porque existe una extensión, Flock Blog Plus, que mejora las funciones originales de inserción de enlaces e imágenes, añade una barra contextual flotante, permite personalizar la barra de iconos del editor y, a través de la barra lateral del editor de entradas, incorpora unas cuantas funciones adicionales: editor de etiquetas, calendario, diccionario y tesauro (en inglés, de momento), quickmaps (figura 3) e inserción de microformatos predefinidos.

Figura 3: Quickmaps en el editor de entradas de Flock

Como puede verse por las capturas de pantalla adjuntas, he creado este artículo con el editor de entradas de Flock y lo he subido al blog. Aunque tiene algunos aspectos de funcionamiento que podrán resultar un tanto peculiares a los usuarios acostumbrados a otros clientes para blogs, una vez que se le coge el tranquillo funciona casi a la perfección.