En varias ocasiones anteriores (véanse, por ejemplo, las entradas del 9-I-2007, 31-I-2007 y 26-VI-2007), he contado mis cuitas con la fuente RSS del blog, que diversos servicios (Feed Validator o W3C Feed Validation Service) consideraban correcta, a pesar de lo cual entraba en conflicto con el agregador de Planeta Educativo. De hecho, en los últimos tiempos ocurría con frecuencia que, por algún motivo que no conseguía descubrir, la fuente RSS no era bien interpretada, y por tanto las novedades de mi blog no eran visibles para los visitantes del planeta.

Pues bien, me alegra señalar que, gracias a la impagable colaboración de Luis Barriocanal, esos problemas parecen por fin superados. Ayer Luis me mandó un correo indicándome que por fin había conseguido encontrar al esquivo culpable, que no es otro que el Embedded Video With Link, el plugin para WordPress que yo suelo utilizar para gestionar los vídeos de La Bitácora del Tigre. Identificado el causante del embrollo, lo demás ha sido relativamente fácil: buscar entre los plugins que hacen un servicio semejante, escoger el más apropiado (Viper’s Video Quicktags ha sido el elegido), instalarlo y sustituir en todas las entradas del blog las llamadas al complemento problemático por el código propio del nuevo.

No sé si algún otro colega de afición bloguera ha sufrido estos mismos trastornos, pero por si acaso aquí pongo de manifiesto el caso y su solución. Y quiero subrayar, además, el interés que ha puesto Luis Barriocanal en este asunto: mucho después de que yo dejara de darle la brasa con mis problemas (pues hace tiempo que los consideraba irresolubles y algo así como los inevitables gajes del oficio), Luis, motu proprio, ha tenido la gentileza de brindarme la solución. Todos sabemos que Planeta Educativo es un servicio insustituible en la blogosfera hispana. Este suceso demuestra, además, que entre sus bambalinas hay gente estupenda.

Para celebrar el haber deshecho el entuerto, y probar al mismo tiempo el nuevo plugin y la correcta integración de la fuente RSS del blog con el agregador de Planeta Educativo, he aquí unos fragmentos de El último hombre vivo (The Omega Man), la versión de 1971 del clásico de Richard Matheson, Soy leyenda, al que me referí en la entrada del pasado 28 de octubre). Es una película que, como muchas de los años 70, ha envejecido muy mal. Pero entonces resultaba angustiosa, vaya que sí.