Tal como prometí en la entrada del pasado miércoles, he dedicado una parte sustancial del fin de semana a instalar en el blog la versión renovada del tema Tarski. En realidad, no he podido invertir todo el tiempo que hubiera querido en esta labor, a causa de los innumerables problemas que vengo experimentando en los últimos tiempos con la red inalámbrica de casa; no sé si se me está muriendo la electrónica por agotamiento o si tengo todo un barco lleno de piratas navegando por el barrio. Sea como fuere, me he empleado a fondo con la nueva versión del tema; bueno, sería mejor decir con las dos nuevas versiones, porque entre el viernes y el sábado actualicé a la versión 2.0.1, y esta tarde a la 2.0.2, que acaba de aparecer.

Aprovechando la actualización, y el trabajo que realicé con la traducción de la versión 1.7.2 de este tema, he traducido una vez más el fichero de localización de Tarski al español; los interesados lo pueden descargar en este coqueto ZIP, que contiene el fichero tarski.pot de la fuente y el es_ES.mo compilado. Por cierto, el fichero fuente es mucho mejor que en anteriores ocasiones a la hora de construir sobre él una traducción del tema; los programadores han sabido solucionar con gran eficacia un problema que yo advertí en su día, relacionado con el orden de palabras en las cadenas de traducción.

Conviene decir que con la serie 2.0, este tema para WordPress ha alcanzado una espléndida madurez: la estructura sigue siendo tan eficaz como siempre, pero además el diseño ha ganado en claridad y en limpieza y se le han añadido muchas funciones nuevas en el backend que, entre otras cosas, ahora permiten a Tarski interactuar con plugins, utilizar distintas barras laterales en función de las diferentes vistas o secciones del blog (véase, por ejemplo, cómo queda ahora una entrada o una página de La Bitácora del Tigre), añadir elementos personalizados, modificar la barra de navegación conectándola a una sección de enlaces del blogroll, incluir etiquetas en los resúmenes de las entradas que aparecen en la página principal, incorporar fuentes RSS por categorías, etiquetas, archivos, fechas, búsquedas, etc.

Una de las novedades que más me han llamado la atención, y que hablan muy a las claras de la potencia de WordPress como plataforma de publicación semántica, es la capacidad del tema Tarski para producir contenido procedente de la intersección y unión de etiquetas o tags (recordemos que a partir de WordPress 2.3 las etiquetas, categorías y categorías de enlaces forman parte de la taxonomía del CMS, es decir, su estructura de categorización semántica). Véanse, como ejemplo, estos dos enlaces, que respectivamente generan en el blog los resultados correspondientes a “wordpress o plugins” (intersección) y a “wordpress y plugins” (unión).

Yo todavía no he hecho más que comenzar a descubrir las posibilidades del renovado Tarski, pero estoy disfrutando como un crío con zapatos nuevos.

Ah, y como ya he advertido en la addenda a la entrada sobre el captcha, parece que ya están resueltos los problemas que dificultaban fijar el foco en el campo de formulario de la palabra antispam. Comentaristas, ya podéis emplearos a fondo.