En mi lista de buenos propósitos para el año 2008 (una lista semiclandestina o semisubliminal, pues soy poco amigo de tales artificios espirituales, que a menudo acaban en un catálogo de motivos para la mortificación) figura en lugar destacado el de reconstruir mi exangüe portal de recursos, Lengua en Secundaria, que en los últimos tiempos languidece en un limbo de descuido y actualizaciones más bien escasas.

Hasta hace unos días, pensaba seguir utilizando Joomla para tal objetivo, pero ha habido una reciente intervención en la blogosfera educativa que me ha hecho cambiar de opinión. Me refiero a la de Mario Núñez en DigiZen, en la que da cuenta del cambio de la plantilla o tema de WordPress con el que ha iniciado el Año Nuevo en su excelente blog. Mario habla maravillas del WP Remix, un tema para WordPress especialmente apto para la conversión de esta aplicación en un gestor de contenidos, es decir, en una plataforma de publicación de páginas web, al estilo portal.

Todo o casi todo lo que recomienda Mario merece mi atención inmediata, pero hay que subrayar que su elección en el caso que nos ocupa resulta indiscutible: el WP Remix es un tema espléndido, magníficamente diseñado, de una claridad y elegancia fuera de dudas, y con un montón de funciones especialmente adecuadas a los propósitos para los que va destinado. Sólo le encuentro dos pegas: que cuesta dinero (55 dólares) y que no cuenta con soporte para la traducción, lo que obliga a un laborioso trabajo de “localización” de los textos que forman parte de las plantillas.

Ayer mismo compré el WP Remix (la adquisición se realiza vía PayPal, lo cual supone para mí otra ventaja), y he comenzado a trabajar con él. Todavía estoy en una fase muy preliminar del proyecto de refundación de mi portal, pues no sólo tengo que acostumbrarme al nuevo tema, sino a trabajar con WordPress de una forma muy distinta a como venía haciéndolo hasta ahora, pero veo muchísimas posibilidades a mi alcance, entre otras razones porque hay bastante documentación y recursos (entre ellos varios plugins utilísimos) de los que puedo echar mano. Precisamente una de las derivadas de este nuevo proyecto es una serie de artículos sobre WordPress como CMS que ya empiezan a bullir en mi cabeza. Este es el primero de la serie, y más bien pronto que tarde le seguirán otros.

Tengo que confesar que el descubrimiento de la entrada de Mario Núñez y del WP Remix no ha sido una casualidad. Hace algún tiempo que me había interesado por este tipo de soluciones, que tienen cada vez más éxito en la Web (véanse, por ejemplo, los resultados en Google de la cadena de búsqueda WordPress as CMS). Hoy mismo, en un breve descanso de una ajetreadísima jornada de trabajo, mi compañero Luis Miguel Jaso me ha mostrado un par de portales construidos con el tema Mandigo, que no han hecho sino confirmar la apuesta de Mario Núñez por la alternativa de portalización de sitios web que representa WordPress. A mí me viene como anillo al dedo, desde luego, por distintos motivos:

  1. Simplifica la gestión de mis sitios web, ya que el tenerlos todos bajo la égida de WordPress garantiza un mantenimiento más fácil y un menor gasto de tiempo y recursos en el aprendizaje de las sutilezas de los gestores de contenido. Lo que aprendo en un sitio puedo aplicarlo a otro de manera casi inmediata.
  2. Mejora el rendimiento de las aplicaciones, pues WordPress es un sistema mucho más ligero y fácil de utilizar que Joomla. Puede que no todas las funciones disponibles en Joomla sean reproducibles en WordPress (habrá que comprobarlo), pero seguro que a través de los plugins de esta aplicación se pueden conseguir cantidad de funciones que en este momento ni siquiera imagino.
  3. Permite una integración muy sencilla del blog en el portal, lo que me garantiza poder disfrutar de lo mejor de ambos mundos.

Mi proyecto para Lengua en Secundaria (¡cruzo los dedos!) consiste en mantener su carácter de centro de recursos, pero basado en una orientación muy distinta a la actual: en vez de ser exhaustivo (empresa llamada al fracaso desde su mera formulación, como muy bien señala Felipe Zayas en la entrada sobre la renovación de su propio portal), trataré de ir anotando en la sección bloguera, mediante breves entradas individuales, aquellos recursos que a mi modo de ver tengan interés.

Conservaré, eso sí, lo más útil de la antigua Lengua en Secundaria: sus materiales, las reseñas (que tienen muchos y muy fieles lectores), y a lo mejor alguna otra cosa. Probablemente prescinda de las páginas de enlaces y desde luego del análisis de aplicaciones, probables candidatos a formar parte de una sección de recursos más humilde, pero totalmente renovada.

Este es (lo aseguro bajo palabra de honor) el último intento de revivir mi ya venerable portal. Si la maniobra de resucitación no cuaja en este año 2008, lo cerraré definitivamente, pues no me parece de recibo seguir defraudando a sus visitantes con contenidos que, a cada día que pasa, tienen menos sentido y una utilidad más dudosa. Lo malo es que el nuevo año 2008 ha llegado de la mano de una nueva afición (bueno, de una afición de mi primera juventud, ahora recuperada, de la que pienso dar detalles en este blog de vez en cuando), y no sé si el tiempo me va a llegar para todo lo que quiero hacer. Ya veremos.