Las 7,45 de la mañana, y nieva suavemente sobre Pamplona, como testimonia esta foto, tomada con mi PDA. La Plaza del Castillo, casi desierta, íntima en su soledad de farolas y neones, adquiere los tonos nacarados que presagian una nueva jornada invernal. Que caiga dulcemente la nieve, que dure el temporal, porque los campos están sedientos de agua.

La Plaza del Castilo, bajo la nieve

La Plaza del Castilo, bajo la nieve

alojamiento wordpress