Los visitantes asiduos de este blog seguramente habrán reparado en el hecho de que la entrada de ayer incorpora una de esas sofisticaciones que tanto nos gustan a los fans de WordPress: la posibilidad de organizar los artículos en series y señalar su existencia a los lectores mediante el oportuno aviso en la cabecera de cada una de las entradas que integran aquéllas. Esta disposición se logra gracias al plugin Organize Series, de cuya existencia ya había tenido noticia tiempo atrás, pero que no me había atrevido a instalar hasta la fecha debido a la circunstancia de que el plugin modifica la estructura de la base de datos de WordPress, añadiendo al sistema de taxonomías un nuevo tipo de clasificación, la denominada “series”.

Después de hacer algunos experimentos en varios blogs de prueba que tengo repartidos por ahí, me decidí a dar el salto. Como recomiendan las instrucciones y la natural prudencia, hice no uno, sino dos backups de la base de datos, y a continuación instalé el plugin, realicé los oportunos ajustes y comencé a organizar varios artículos de la bitácora en sus correspondientes series, que hasta el momento son las siguientes: La red del Tigre, Clientes para blogs, Un blog de aula para la exportación y WordPress como CMS. Veremos qué tal se porta el invento, que a buen seguro consume recursos de procesamiento, pero cuya utilidad es indiscutible para un blog como éste, muy disperso temáticamente y bastante nutrido en entradas, muchas de ellas muy relacionadas entre sí.

Otra novedad de los últimos días (en rigor de ayer por la tarde, pues fue entonces cuando me enteré de su existencia) es la aparición de una nueva versión de mi cliente para blogs favorito, BlogDesk 2.8, publicada el pasado 20 de abril. Como en todas sus versiones anteriores, BlogDesk 2.8 destaca por su incomparable facilidad de instalación, configuración y uso. Además, ahora es compatible con WordPress 2.5, y si se utiliza esta versión del gestor de contenidos, con varias de sus funciones más interesantes: el etiquetado nativo, los campos personalizados y la protección de entradas mediante contraseña.

Ahora bien, no todo es jauja. En el ordenador principal de mi red, con Windows XP, me ha resultado imposible instalar BlogDesk 2.8 (tampoco pude hacerlo con otras versiones anteriores), por algún motivo arcano que he sido completamente incapaz de desentrañar, y que tampoco aparece documentado en los foros de la aplicación. La aplicación simplemente no logra ejecutarse con éxito, y el volcado de errores del sistema operativo no aporta ninguna pista que sea de utilidad para la resolución del caso. Así que trabajo con BlogDesk 2.6 build 300 en un equipo y el flamante BlogDesk 2.8 en otro (este último con Windows Vista Ultimate), en el cual redacté la entrada de ayer y he escrito la de hoy. No sé qué haré cuando actualice La Bitácora del Tigre a la serie 2.5 de WordPress si no consigo resolver el problema: o prescindir del ordenador principal para las tareas blogueras, o poner en práctica el plan B (es decir, trabajar con Windows Live Writer, mi segundo cliente para blogs en orden de preferencia).

La tercera novedad de la que quiero tratar en esta entrada es la publicación de WordPress 2.5.1, naturalmente bienvenida por todos cuantos deseamos estar a la última en lo tocante a seguridad y rendimiento de nuestros blogs. Confirmando lo que ya señalé el 31 de marzo, todavía no me he decidido a actualizar La Bitácora del Tigre a la serie 2.5 (aunque desde aquella fecha he creado varios blogs con WordPress 2.5 y 2.5.1, básicamente para hacer pruebas y acostumbrarme al nuevo interfaz, que me resulta un tanto antipático, dicho sea de paso). Entonces aduje mi temor a los problemas de compatibilidad de los plugins, que poco a poco van siendo resueltos por sus creadores, pero ahora mismo mi principal escrúpulo viene dado por un fastidioso problema con el nuevo sistema de subida de ficheros, que ha dado mucho que hablar a los gurús de la aplicación, y que a fecha de hoy todavía no está del todo resuelto. Yo mismo he comprobado que en el servidor que aloja los sitios webs dinámicos de los usuarios del PNTE no se registra ningún problema, pero sí en el que sirve las páginas de La Bitácora del Tigre. En fin, como recomienda Otto42 en una intervención que sintetiza el estado actual de la cuestión, habrá que tener paciencia y estar al loro de las novedades en este terreno.

alojamiento wordpress