Sí, es cierto que la actualización del blog a la Versión 2.5.1. de WordPress me ha dado bastantes dolores de cabeza, pero una vez superados los problemas iniciales, comienzo a disfrutar de las ventajas de la serie 2.5. La que más valoro por el momento es la actualización automática de plugins, que va como la seda con todas aquellas extensiones diseñadas para aprovechar esta nueva funcionalidad. Véase, por ejemplo, el caso del plugin Flickr-SlideShow-Wrapper: desde la fecha en que yo lo instalé para acomodar en el blog una presentación paisajística, se han publicado un par de actualizaciones, cuya instalación apenas ha tardado diez segundos.

No todas las extensiones se instalan con tanta facilidad, claro. Por ejemplo, el autor del plugin Lightbox 2 publicó hace poco una nueva versión, de instalación perfectamente automatizada. Sin embargo, el plugin está en inglés, y yo había traducido algunas cadenas de texto al castellano. Cuando lo actualicé, desapareció la traducción, que incluía texto y e imágenes editadas (“Cerrar” en vez de “Close”). Más vale que tenía a buen recaudo la versión traducida, lo cual me evitó el tener que editar de nuevo las imágenes. En el caso de Lightbox 2, el problema es de escasa entidad, porque hay muy poco que traducir, pero con otros plugins que añaden al frontend del blog muchas cadenas de texto las dificultades derivadas de la actualización automática pueden ser mucho mayores.

Ninguna, en todo caso, que anule las ventajas antedichas. Mi recomendación, a este respecto, es obvia: antes de proceder a una actualización automática de una extensión, mejor hacer una copia de seguridad del archivo o directorio correspondiente, porque WordPress elimina la versión anterior después de actualizarla.

Para celebrar como se merece las mejoras de mi herramienta de publicación favorita, he aquí una nueva presentación, correspondiente a un álbum que acabo de subir a la cuenta de Flickr: Castillos de España y Francia. Seguro que les gustará a los amantes de la historia y a los aficionados (que son muchos, bien lo sé) a estas venerables y aguerridas construcciones. La presentación está realizada con la herramienta Flickrit. Bajo la presentación he incluido un reproductor de audio, que se encarga de hacer sonar uno de los temas bélicos más famosos de toda la historia de la música: el primer movimiento de la suite orquestal The Planets, de Gustav Holst: Mars, The Bringer Of War (‘Marte, el que trae la guerra’), en interpretación de la Boston Symphony Orchestra, dirigida por William Steinberg.

alojamiento wordpress