Acabo de actualizar el blog a la versión 2.6 de WordPress, que trae muchas y muy jugosas novedades: capacidad de revisión de las versiones de una entrada, un nuevo sistema para publicar en el blog desde cualquier sitio web (le llaman Press This!, y por lo que yo he podido comprobar funciona muy bien), integración con Google Gears, que se supone debe incrementar la rapidez para cargar el interfaz de administración, previsualización de temas o plantillas, mejoras en la administración de plugins (ahora se pueden activar todos a la vez), avatares personalizables de serie que permiten elegir entre gravatars, identicons, wavatars y monsterids, soporte para SSL, posibilidad de trasladar el archivo wp-config.php y el contenido del directorio /wp-content fuera del directorio web de nuestro servidor (lo cual viene muy bien tanto para incrementar la seguridad de la aplicación como su mantenimiento), etc. Los interesados en conocer las novedades más importantes de esta nueva versión pueden comprobarlas en el vídeo que aparece a continuación (en inglés).

El proceso de actualización ha transcurrido sin el más mínimo percance, a pesar de que se me olvidó desactivar los plugins antes de proceder al cambio de ficheros y la ejecución del script de actualización. Una posterior reactivación paso a paso de todas las extensiones (quería cerciorarme de que no había incompatibilidades) ha terminado con un éxito de casi el cien por cien. Sólo he observado un problema con el plugin WP Ajax Edit Comments, que ya me dio guerra hace unos cuantos días, y por tanto he preferido desactivarlo por el momento. En realidad, no sé si se trata de un fallo de esa extensión (ya preparada para trabajar con WordPress 2.6) o del plugin Ravatar, que tal vez no se integra bien con las nuevas funciones de avatares de esta nueva versión.

No he tenido mucho tiempo para entretenerme con pruebas y experimentos, porque la publicación de esta nueva entrega de WordPress me ha pillado haciendo las maletas. No obstante, y a la espera de comprobaciones más exhaustivas que habré de llevar a cabo a la vuelta de mi viaje atlántico (incluso aunque el hotel tenga la WiFi más potente y disponible del mundo y satisfaga mis planes blogueros para las vacaciones no es probable que disponga de muchas oportunidades para las probatinas) sólo puedo decir que mis primeras impresiones sobre esta nueva versión son excelentes. El blog parece más rápido y ágil que antes (incluso sin activar Google Gears; con él activado va como una flecha), resulta más fácil de administrar, y la compatibilidad con versiones anteriores es casi completa.

Parece que la versión 2.6 ha conseguido resolver los problemas del upload con Flash que afectaban a la 2.5, mediante el sencillo expediente de permitir al usuario que conmute entre la subida mediante Flash y la del navegador. De todas formas, la solución propuesta no es del todo eficaz, y al menos en mi caso sigue presentando algún problemilla: para poder utilizar la función de subida de archivos, he tenido que modificar las opciones de WordPress y seleccionar la ruta por defecto para el upload (/wp-content/upload), porque con la que hasta ahora tenía definida el invento no funcionaba.

Ah, y además puedo seguir utilizando BlogDesk, mi cliente para blogs favorito. Aunque WordPress viene de serie preparado para desactivar los protocolos de publicación remota, la nueva versión ha detectado que yo los utilizo y no me puesto ningún inconveniente para servirme de ellos, a mi plena y entera satisfacción.