Creo que ya conté la historia en mi cuenta de Twitter, pero ahora que ya existen las pruebas que demuestran la veracidad del relato, no me resisto a volver a contarlo aquí. Y es que hace unos días que se puso en contacto conmigo una empresa de publicidad que se había fijado en mis fotos sanfermineras en Flickr (véanse las colecciones dedicadas a las fiestas del 7 de julio de 2007 y 2008), y que deseaba utilizar un par de ellas como recurso para la promoción de la candidatura de Pamplona a la Capital Europea de la Cultura en el año 2016.

Seguro que no hace falta aclarar que concedí inmediatamente mi permiso, porque me hacía mucha ilusión ver mi nombre asociado a la promoción de mi ciudad y porque con esos carteles continuaba una tradición que mi padre inició hace muchos años, cuando trabajaba en la oficina de Turismo de la Diputación, con una serie de fotografías sobre lugares emblemáticos de la Comunidad Foral de Navarra. Hay un tercer motivo, por supuesto, y es que no me amarga el dulce del dinerillo que me pagaban por esas fotos; por cierto, el pago no supone la renuncia a los derechos sobre las fotos originales –una imagen de San Fermín, durante la procesión del 7 de julio de 2007, y un contrapicado del rey europeo, primero de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, que pueden seguir utilizándose de acuerdo con los términos de su licencia original, una Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.0 Genérica.

Y aquí están las mencionadas pruebas: cuatro fotografías de las marquesinas de las paradas de autobús (las famosas “villavesas”) de Pamplona, en las que se han colocado las mencionadas imágenes. Las tres primeras fotos corresponden a la parada de la Avenida de la Baja Navarra, frente a la iglesia de San Francisco Javier, y la cuarta a la que hay en la Plaza de las Merindades, junto a la zapatería Calzados Errea.

alojamiento wordpress