Ayer se anunció una actualización de WordPress que tiene cierta importancia. Se trata de la versión 2.8.3, que al parecer da carpetazo a algunos problemas de seguridad no del todo bien resueltos por la 2.8.2. Yo he actualizado La Bitácora del Tigre nada más enterarme, utilizando para ello un archivo diferencial –cortesía de Lester Chan– que sólo contiene los cambios entre esta última versión y la anterior.

Aunque no he desactivado los plugins antes de actualizar, sí he tenido la precaución de hacer las copias de seguridad de todo lo que merece la pena conservar en en blog. De nuevo, me he valido de los buenos oficios del plugin WordPress Backup, cuyo funcionamiento ya detallé en Actualización a la versión 2.8.2 de WordPress.

Como dice algún comentarista en el anuncio que sobre este tema publicó ayer la Weblog Tools Collection, es un incordio eso de tener que actualizar el blog cada dos por tres, pero también es cierto que la exhaustiva vigilancia de la comunidad de usuarios y desarrolladores de WordPress constituye una garantía de eficacia, seguridad, y buen funcionamiento de los blogs.

Ojalá sea verdad, y que no haya que volver a actualizar pasado mañana.

Addenda de las 19,30 horas

Aprovechando la actualización de la aplicación, también he hecho lo propio con la traducción al español. Para ello, he utilizado la versión del fichero de traducción (es_ES.mo) distribuida por Todo WordPress. Otra alternativa, que no he probado, es la traducción de Reyson’s Blog (algún día tendré que comparar exhaustivamente ambas, porque lo cierto es que no sé cuál es la mejor). Una tercera posibilidad habría sido la de seguir utilizando la traducción oficial de WordPress, pero ésta se halla “detenida” en la versión 2.7.1., por lo que no parece la mejor decisión posible.