De esa mina inagotable de recursos y buenas ideas que es Ayuda WordPress obtuve el otro día el impulso necesario para probar a fondo el plugin Sociable, que en más de una ocasión había ensayado con resultados poco satisfactorios. Desde que limpié a fondo el blog, operación en la que eliminé la extensión Share This, echaba de menos alguna de esas herramientas que ayudan a los visitantes a compartir sus artículos favoritos en las redes sociales, y de aquí que me esforzara en superar las dificultades que en su día encontré.

La verdad es que los obstáculos sólo tenían que ver con el aspecto gráfico de los iconos, porque tanto la instalación como la configuración del plugin Sociable no presentan el más mínimo problema. Pero había varios detalles –el espaciado vertical ente la leyenda “Compartir” y los iconos identificadores de los servicios de marcadores sociales, el tamaño y el color de la fuente de dicho texto, y los efectos de subrayado y el “hover” sobre las imágenes, propios del tema Tarski– que se me atragantaron la primera vez que probé el plugin.

Entre ayer y hoy, a base de darle duro y practicar el nobilísimo arte del ensayo y el error sobre los códigos PHP y CSS, he conseguido pulir esos defectillos, por lo que a partir de este momento puedo ofrecer a los visitantes de La Bitácora del Tigre un conjunto de servicios para anotar en sus marcadores sociales favoritos las invenciones de este humilde bloguero (para no recargar demasiado la página principal y evitar interferencias con el código de algunas páginas fijas, la barra de iconos sólo está activada para las entradas individuales). Si alguno de mis atentos lectores y lectoras echa el falta el icono de su servicio predilecto, le ruego me lo comunique, y trataré de añadirlo a la lista.

Ayer también añadí al blog un pequeño detalle que llevaba tiempo buscando: un contador de los seguidores o followers de mi cuenta de Twitter, que puede verse en la parte inferior de la barra lateral de la página principal del blog, gracias al widget de texto correspondiente. Para conseguir esta función, había probado el código recomendado por Todo WordPress, otro de los sitios sobre esta aplicación que sigo regularmente, pero el resultado me pareció poco estimulante. Así que escribí sobre el experimento en Twitter, y enseguida salió al rescate Juanjo Muñoz, con una idea excelente: uno de los botones de TwitterCounter, que me viene como anillo al dedo.

Lo cual demuestra que, a pesar de mis jeremiadas, Twitter es un servicio colosal, que a menudo recompensa las distracciones derivadas de su seguimiento.