A punto de cumplir cinco años de antigüedad (la primera entrada de La Bitácora del Tigre es del 10 de abril de 2005), el blog ha cambiado de alojamiento. El proceso de migración no ha supuesto especiales problemas, aunque la propagación de los DNS puede suponer que en determinadas circunstancias los visitantes habituales de este blog lo encuentren inaccesible.

Como resultado de este cambio, es posible que algunas funcionalidades o características de La Bitácora del Tigre tarden algún tiempo en recuperarse, que deban modificarse, o ser sustituidas por otras semejantes. Ruego a los visitantes de este blog que disculpen las molestias y que sigan confiando, como ha ocurrido hasta la fecha, en su contenido.