El pasado día 22 de agosto, domingo, tocaba excursión campestre. Pilar y yo, en compañía de mi hermano José Ángel, su mujer, Ana, y sus hijos Helena y Javier, decidimos partir de excursión hacia el embalse de Irabia, en el centro de la gran selva del Irati (más de 17.000 hectáreas de una de las masas forestales mejor conservadas de toda Europa), que extiende sus dominios al norte de Navarra, en la muga con Francia.

Era un día de muchísimo calor, y a lo largo de los senderos, y en los claros abiertos entre las acogedoras umbrías de este extenso hayedo-abetal, el sol pegaba con fuerza. Por esa razón, y porque al fin y al cabo tenemos poco de montañeros y mucho de urbanitas domingueros, nuestro paseo fue uno de los más sencillos que se pueden llevar a cabo en este espléndido escenario: un recorrido alrededor del embalse de Irabia, de algo menos de 10 kilómetros y con escaso desnivel.

Los interesados pueden consultar los detalles en un libro de reciente publicación, que no me he resistido a comprar, y que nos fue de gran provecho: Javier Rey Bacaicoa, Txema Iriarte Delgado y Jose Etxegoien Juanarena, Selva de Irati. 15 recorridos básicos y un trekking para descubrir Irati, Pamplona, EGN (Col. “Guías Conocer Navarra”), 2010. En concreto, se trata del “Recorrido 6. Vuelta al embalse de Irabia”, descrito en las páginas 46-51 de dicho volumen.

alojamiento wordpress