Siguiendo los consejos de todos los gurús del universo WordPress, acabo de actualizar La Bitácora del Tigre a la versión 3.0.4, que resuelve un problema de seguridad recientemente detectado en la librería kses.php de dicha aplicación, encargada del filtrado o saneamiento del código HTML de los artículos. Antes de actualizar he realizado las copias de seguridad de los archivos y la base de datos del blog, pero no he considerado necesario desactivar los plugins. Por otra parte, y para evitar que el cambio “machaque” los archivos de traducción al castellano (que suelo modificar ligeramente), en vez de utilizar el sistema de actualización automática, he subido por FTP al servidor los cinco archivos implicados en el paso de la versión 3.0.3 a la 3.0.4.

Como era de esperar, la actualización ha concluido con éxito, así que no hay mucho más que decir al respecto, salvo hacer votos por que WordPress 3.1 aparezca cuanto antes y nos libre de los sobresaltos que estamos padeciendo en las últimas semanas a propósito de las revisiones de seguridad. Y ya que hablamos de WordPress 3.1, no está de más mencionar un interesantísimo debate abierto en los foros oficiales de la aplicación, del que hace tres días nos avisó Fernando Tellado en Ayuda WordPress, a propósito de lo que los usuarios esperamos de WordPress en este próximo año 2011 que está a punto de comenzar.

Por pedir, yo pediría la luna, pero me conformaría con mucho menos: un uso más moderado de memoria, algo más de ligereza y resultados de búsqueda mejorados sin necesidad de recurrir a plugins y otras zarandajas, mejoras que los lectores y visitantes de La Bitácora del Tigre agradecerían a buen seguro. En todo caso, vayan para todos ellos mis mejores deseos en este año 2011 que está esperándonos, ansioso por comenzar, a la vuelta de unas breves horas.

alojamiento wordpress