La serie fotográfica que aparece a continuación corresponde a las dos excursiones en las que nos embarcamos Pilar y yo durante nuestra reciente estancia en Argentina. La primera, a la que pertenecen las primeras veintitrés fotografías, la realizamos el miércoles 13 de julio, y tuvo como escenario el Lago Argentino y los glaciares Spegazzini y Perito Moreno. El tiempo estaba encapotado, hacía frío y soplaba un viento glacial (nunca mejor dicho), pero en medio de un día de grisura uniforme e infinita, los témpanos brillaban con una luz azul que parecía nacida del fin del mundo.

La segunda excursión, del jueves 14 de julio, la dedicamos en exclusiva al celebérrimo glaciar Perito Moreno. Aquí nos sonrió la suerte, pues el invierno austral cedió en sus rigores y nos permitió disfrutar de un día sereno y apacible, apenas sin viento y con la bendición de los rayos del sol a partir del mediodía. La visión de las centelleantes aristas de hielo, el sonido de los crujidos, los chasquidos y los estremecimientos del glaciar, el rumor del viento entre los seracs, forman una experiencia que apenas se puede describir con palabras. Mucho mejor disfrutar con las fotos.

Si mis atentos lectores y lectoras han llegado hasta el final de esta galería, les espera la promesa de una nueva serie, dedicada a las cataratas del Iguazú. En un par de días la tendré lista, si Dios quiere.

alojamiento wordpress