Por fin parece que el sol se decide a salir, tras un mes de abril con lluvias constantes y temperaturas desapacibles. Con el buen tiempo, la Vuelta del Castillo se llena de jubilados paseantes, de palomas que zurean enamoradas y de las molestas filuchas que sueltan los álamos, pesadilla de los asmáticos y las víctimas de la alergia estacional.

En un alto de su paseo vespertino, el Tigre continúa con sus experimentos de blogueo en movilidad, de la mano del reciente Samsung Galaxy S II y de esa estupenda aplicación para teléfonos móviles que es WordPress for Android. Sean estas fotos primaverales testimonio de las capacidades de uno y otra.


La Vuelta del Castillo en Primavera 1

La Vuelta del Castillo en Primavera 1


La Vuelta del Castillo en Primavera 2

La Vuelta del Castillo en Primavera 2


Post Scriptum

Como dice el refrán, dura poco la alegría en casa de los pobres, porque antes de darle al botón de Publicar ha bajado súbitamente la temperatura y se ha levantado un viento furioso que da al traste con el paseo y las expansiones líricas. Delicias del clima de Pamplona.