En diciembre del año 2010 monté un servidor NAS personal, con la intención de convertirlo en el centro neurálgico de mi red de área local y de mis propios servicios “en la nube”. Desde entonces, no lo he utilizado tan asidua y regularmente como había previsto (en realidad me he limitado a realizar copias de seguridad manuales y operaciones de consulta online de la documentación que almaceno en dicho equipo), pero sí he podido confirmar sus infinitas posibilidades, así como la flexibilidad y versatilidad que ofrece para entornos domésticos y no tan domésticos.

Tales virtudes se han visto reforzadas en los últimos tiempos por la aparición de firmwares y aplicaciones que permiten acceder a los servicios de los NAS desde toda clase de dispositivos móviles. En mi caso, tras la actualización del firmware del NAS –un Synology DS211–, a su última versión, he instalado varias aplicaciones que me permiten acceder a dicho dispositivo tanto desde mi teléfono móvil (un Samsung Galaxy S II con sistema operativo Android), como desde una tableta iPad 2.

A continuación señalo las aplicaciones que he instalado en cada uno de los dispositivos que acabo de mencionar, así como sus características más relevantes, y las circunstancias en las que las utilizo. Comenzaré por cuatro aplicaciones desarrolladas por Synology:

  • DS file (figura 1). Se trata de una aplicación gratuita que se integra perfectamente con los productos y servicios del fabricante taiwanés. Dispone de versiones para los sistemas operativos Android e iOS, por lo cual se puede utilizar en una gama infinita de smartphones, tabletas, dispositivos móviles, etc. La aplicación permite acceder por WebDAV a la estructura de ficheros del servidor NAS, con lo cual es posible leer, crear, borrar y administrar carpetas y todo tipo de documentos.
  • DS photo+ (figura 2). Otra aplicación gratuita, destinada a ver las fotografías y vídeos almacenados en el servidor (la función denominada Photo Station); también permite subir al servidor remoto las imágenes y vídeos tomados con dispositivos móviles. La aplicación cuenta con versiones para Android e iOS.
  • DS finder (figura 3). Esta aplicación sirve para monitorizar el estado de los dispositivos NAS. Permite despertar una estación Synology en remoto, localizarla a través de la red de área local, enviar por email avisos del estado del servidor, etc. Como las dos anteriores, dispone de versiones para Android e iOS.
  • SynoDS. Esta es una aplicación de pago (solo disponible para dispositivos Apple con iOS) que permite ver y gestionar las transferencias, añadir descargas, visualizar archivos, añadir y buscar torrents, etc. Aunque de momento yo no utilizo la función de estación de descargas (Download Station) del Synology, he comprado la aplicación para tenerla a mano, por si acaso.

Figura 1. Acceso al servidor NAS Synology con DS file (Android)

Figura 1. Acceso al servidor NAS Synology con DS file (Android)


Figura 2. Álbum de fotos con DS photo+ en un iPad2 (iOS).

Figura 2. Álbum de fotos con DS photo+ en un iPad2 (iOS).


Figura 3. Funciones de gestión del NAS con DS finder (Android)

Figura 3. Funciones de gestión del NAS con DS finder (Android)

Las cuatro aplicaciones que acabo de señalar serían más que suficientes para administrar un NAS Synology desde un dispositivo móvil, pero no son las únicas que he instalado y probado:

  • WebDAV Navigator. Esta es una aplicación gratuita para iOS, que permite gestionar los ficheros de un servidor remoto con gran facilidad. Tiene una versión de pago, denominada WebDAV Nav+, con más funcionalidades.
  • My WebDAV. Aplicación gratuita para iOS, muy semejante en funcionalidad a la anterior (quizás sea algo más potente), pero no tan bien integrada con el sistema operativo de Apple.
  • ES File Explorer (figura 4). Uno de los mejores y más potentes programas para administración de archivos y aplicaciones en los dispositivos móviles Android. Permite acceder a los servidores de la red de área local, a servicios “en la nube” como Google Drive, Skydrive, Dropbox o Box, y a servidores remotos mediante protocolos como FTP, SFTP o WebDAV. Por su potencia y versatilidad, es una aplicación que no puede faltar en ningún smartphone con dicho sistema operativo.
  • FileExplorer. Un gestor de archivos para iOS, con capacidades de acceso a servidores remotos. En la versión gratuita, solo es posible acceder a los equipos de la red de área local; en cambio, la versión de pago permite la conexión a distintos tipos de servidores y servicios de almacenamiento remotos.
  • File Browser. Otra aplicación de pago para iOS, muy parecida en concepto a la anterior, aunque se diferencia de ella por el hecho de que solo puede acceder a los recursos de la red de área local, a no ser que se configure un acceso por VPN. Su interfaz de usuario es uno de los mejores y más fáciles de utilizar entre todas las aplicaciones comentadas.
  • GoodReader (figura 5). Es una aplicación de pago para iOS que muchos expertos consideran la solución definitiva para leer todo tipo de documentos. Si la cito en este artículo es porque permite acceder a los ficheros almacenados en servicios “de la nube” como Google Docs, Dropbox o Box, o en servidores remotos conectados mediante muy diversos protocolos (entre ellos, POP3, IMAP, WebDAV, SMB, FTP, SFTP).

Figura 4. Acceso al servidor NAS con ES File Explorer (Android)

Figura 4. Acceso al servidor NAS con ES File Explorer (Android)


Figura 5. Acceso a documentos con GoodReader en un iPad 2 (iOS)

Figura 5. Acceso a documentos con GoodReader en un iPad 2 (iOS)

No quiero olvidarme de un cliente para Windows XP, Vista y 7 que utilizo habitualmente en los ordenadores que tienen estos sistemas operativos cuando tengo que comunicarme con mi Synology (normalmente mediante el protocolo WebDAV). Se trata de BitKinex (figura 6), una aplicación muy potente y fácil de utilizar, ya que su interfaz es muy similar al del explorador de ficheros de Windows.

Figura 6. Conexión al servidor NAS con Bitkinex en Windows 7

Figura 6. Conexión al servidor NAS con Bitkinex en Windows 7

Antes de terminar este artículo, me interesa destacar el hecho de que los NAS domésticos, de los que existe una variedad cada vez más amplia de fabricantes (entre otros, Apple, Buffalo, D-Link, Drobo, Freecom, Fujitsu, Iomega, LaCie, LG, Netgear, QNAP, Seagate, Synology, Western Digital, Zyxel), y precios aptos para casi todos los bolsillos, son una solución que puede atender perfectamente muchas de las necesidades de los centros educativos en el ámbito del trabajo en red y el almacenamiento, etiquetado y gestión de ficheros y recursos. Por citar una sola experiencia con la que he tenido contacto, valga como ejemplo el trabajo que está llevando a cabo el profesor Asier Urío, del IES Pedro de Ursúa de Pamplona, para integrar en su aula virtual en Moodle un repositorio de ficheros creado mediante un servidor WebDAV, a su vez creado con la aplicación ownCloud, que permite convertir cualquier equipo Linux (o incluso un Windows) en un potente servidor “en la nube”.