Creo haber señalado ya en este blog que en los dos últimos años me he vuelto un adicto a Spotify, un servicio que utilizo a todas horas no solo para escuchar música, sino también para investigar en temas que me interesan mucho, como la relación entre música y literatura, o las diversas expresiones de ese peculiar maridaje artístico que constituyen las bandas sonoras para películas.

Con el fin de ilustrar esos intereses, y también para insuflar nueva vida a la irregular sección de podcasts, hace tiempo que tenía ganas de incrustar temas de Spotify en el blog. Sin embargo, las pruebas que había hecho con diversas técnicas y plugins no me habían dado el resultado apetecido. Hasta hoy, cabe añadir, pues tras leer Spotify en WordPress, el completísimo artículo que Fernando Tellado dedica en Ayuda WordPress a la integración del servicio de reproducción musical, no me ha quedado otro remedio que volver a intentarlo, con nuevos argumentos y una abrumadora panoplia de extensiones a mi disposición.

Se podría decir que he acertado a la primera, pues el plugin Spotify Embed, que Fernando recomienda en primer lugar, es más que suficiente para todas mis necesidades. El plugin permite incrustar pistas individuales, discos completos o listas de reproducción, bien mediante la URL de dichos elementos, bien mediante un código abreviado o shortcode que incluye su enlace HTTP. En este segundo caso, el plugin ofrece diversos parámetros para personalizar el reproductor y ajustarlo al aspecto y características del sitio web (para obtener resultados óptimos, conviene consultar el artículo Spotify Play Button Documentation). Naturalmente, quienes quieran escuchar los temas incrustados, tendrán que instalar en sus sistemas la aplicación de Spotify, y darse de alta en dicho servicio.

Bajo estas líneas ofrezco algunas muestras de las posibilidades del plugin. Como en una de las últimas entradas de este blog, Algunas ideas sobre Prometheus, hacía referencia a la banda sonora que Marc Streitenfeld ha compuesto para la película de Ridley Scott, he considerado que podía ser interesante ilustrar las referencias que allí hacía con los correspondientes pistas musicales. Comienzo por “Life”, el tema número 4 de la banda sonora. En este caso, el shortcode utiliza el parámetro size=”compact” para obtener la versión compacta del reproductor:

A continuación incluyo el tema “Weyland”, número 5 de la banda sonora. El shortcode se ha modificado con los parámetros height=”80″ y width=”620″ para que su anchura se ajuste a las dimensiones de la caja de texto del tema Hybrid, que son justamente de 620 píxels:

En tercer lugar, podemos escuchar el tema número 18, “Friend From the Past”, que es un homenaje a la banda sonora que Jerry Goldsmith compuso para Alien. Compárense los dos:

 

El cuarto elemento de la serie es un reproductor de una anchura de 520 píxels y una altura de 600, que incluye los veinticinco temas de la banda sonora de Prometheus y presenta la ilustración de la cubierta del disco (para obtener la lista de reproducción, basta con situar el ratón en la esquina superior derecha del reproductor y elegir el icono correspondiente):

Por último, he aquí el resultado de una de mis listas de reproducción en Spotify. Concretamente, la titulada “Syracuse”, que recoge veinte versiones diferentes (pop en todos los estilos, jazz, incluso salsa) de este precioso y melancólico tema de Henri Salvador, que yo conocí gracias a la versión “vintage” de Pink Martini y del que me enamoré perdidamente tras escuchar la interpretación de Yves Montand. Por cierto, si ustedes no quieren perderse la emoción de un tema que le transporta a uno a las más apasionadas fantasías de los sueños juveniles, aquí tienen la letra (en francés) de esta hermosísima canción.

Con plugins como Spotify Embed, la incrustación de recursos de Spotify en el blog se convierte en un juego de niños. No creo que haga falta insistir en las posibilidades expositivas, didácticas, o simplemente lúdicas, de esta técnica de incrustación, que permite intercalar pistas sonoras con explicaciones y apostillas, comparar temas musicales, alternar textos con música y otros elementos multimedia, etc. Una gozada, vamos.