Anécdotas de un espectador cinematográfico, 2. La chica del brazo compulsivo

Pilar y yo dedicamos la tarde de ayer a una sesión de cine y merendola en casa, con un menú destinado a sobrellevar los crudos calores de la estación: ensalada, sangría, fruta y galletitas saladas. El objetivo de tan suculento...

Continuar leyendo