Desde el Grand Café de Funchal

Conectado a Internet con la PDA y a través de la excelente WiFi pública de Madeira (a ver cuándo las ciudades turísticas españolas toman ejemplo), escribo la presente entrada. Sopla una suave brisa entre los jacarandás, suenan a...

Continuar leyendo