Anteayer se publicó la versión 3.0.2 de WordPress, que soluciona algunos problemas de seguridad y corrige unos cuantos bugs de la aplicación. Vista la naturaleza de esta nueva versión, con apenas una docena de ficheros implicados, he considerado que podía saltarme algunos de los pasos del procedimiento estándar de actualización (desactivar los plugins y poner el blog en modo de mantenimiento, por ejemplo) y abreviar ligeramente el proceso. En consecuencia, me he limitado a hacer lo siguiente:

  • Realizar una copia de seguridad de la base de datos y del contenido del directorio /wp-content. Para ello utilizo los plugins WP-DB-Backup y WordPress Backup, que sólo activo cuando tengo que llevar a cabo alguna operación delicada sobre la base de datos o, como en este caso, una actualización de la aplicación1.
  • Subir por FTP los doce archivos implicados en la actualización.
  • Acceder al escritorio del blog, con lo que se activa automáticamente el script de actualización.

Y ya está. No hay nada más que hacer. Incluso a pesar de tratarse de un procedimiento manual, apenas se tardan cinco minutos en completarlo (sin contar, claro está, lo que tardan las copias de seguridad, pero este tiempo adicional no cuenta, puesto que mientras los plugins de dedican a completar sus tareas, el sufrido administrador del blog puede irse a tomar un cafelito, o echar una siestecita).

Addenda del 8 de diciembre de 2010

Siguiendo el mismo procedimiento abreviado que acabo de describir en los párrafos precedentes, acabo de actualizar el blog a la versión 3.0.3 de WordPress, que resuelve un problema de seguridad relacionado con el protocolo XMLRPC. Para mí es una actualización crítica, pues casi siempre publico en el blog mediante Windows Live Writer, un cliente para blogs que hace uso de dicho protocolo.

Notas

  1. Hay muchos más plugins que permiten realizar las tareas de copia de seguridad de la base de datos, de los ficheros del directorio /wp-content o de todo el sitio, pero a menudo presentan problemas de compatibilidad con determinadas configuraciones de servidores; los que acabo de mencionar no son probablemente los mejores de su clase, pero funcionan con La Bitácora del Tigre, que es lo que importa. [«]