Ni en Ubuntu, ni en Guadalinex, ni en Mandriva, ni en openSUSE, ni en Knoppix. En ninguna de estas distribuciones de Linux había logrado configurar, hasta el pasado domingo, la aceleración 3D de la tarjeta gráfica ni tampoco el gestor de ventanas Beryl, con sus pasmosas animaciones, sus ventanas flexibles y su cubo rotatorio de escritorios.

Sólo lo he conseguido, en una distribución openSUSE 10.2, tras cambiar la tarjeta gráfica del ordenador (un clónico con un procesador AMD de 64 bits). Aprovechando que he tenido que abrir las tripas del PC para desactivar provisionalmente un ventilador que hacía un ruido horroroso, he sustituido la tarjeta gráfica, una ATI Radeon X700 Pro PCI Express, por una nVidia GeForce 6600, que en su día compré para comprobar unos extraños fallos de la tarjeta gráfica original. Como éstos se solucionaron solos (en realidad tras ajustar bien la tarjeta en la ranura PCI Express), la GeForce dormía desde entonces el sueño de los justos en uno de las muchas cajas que forman el almacén de la red del Tigre (I, II y III).

Mientras trasteaba en el ventilador me he dicho: ¿por qué no utilizar el enésimo destripamiento del PC para averiguar si con la nueva tarjeta gráfica consigo configurar uno de esos escritorios 3D que todo el mundo cita en sus blogs y que se han convertido en poco menos que un signo de distinción y orgullo? Y así lo he hecho, no sin momentos de zozobra y alguna tentación de volver a arrojar la toalla. Finalmente, gracias a la ayuda de un artículo de la revista Personal Computer & Internet, 51, abril 2007, “Gestiona tus ventanas con efectos increíbles”, pp. 186-191, he terminado la labor, cuyos pasos resumo a continuación:

  • Para conseguir la aceleración 3D en la nueva tarjeta gráfica, he instalado el driver propietario, tal como se explica en el nVidia Driver Install Howto.
  • A continuación, mediante YaST, he instalado todos los paquetes de Beryl y el gestor de temas de ventanas Emerald.
  • He arrancado Beryl, he configurado alguna de sus innumerables opciones, y me he dedicado un rato a jugar con las ventanas, con los efectos de animación, y con el famoso cubo tridimensional, que se puede ver en las capturas que figuran al final de este artículo.

No sé si sirve de gran cosa, pero mola mazo, como dirían nuestros alumnos.

El cubo de Beryl 1El cubo de Beryl 2El cubo de Beryl 3
alojamiento wordpress