Portada del cuadernoLlevo ya unos cuantos días casi del todo ausente de la blogosfera, perdido en una maraña de minuciosas ocupaciones que se van embarullando progresivamente, hasta el punto de que no sé cómo desenredar su espesa trama: reseñas para mis proyectos cienciaficcionales, alguna colaboración con el Segundo Encuentro de Edublogs (se la prometí a Luis Barriocanal y no quiero defraudarle; a ver si puedo completar un trabajo sobre los clientes para blogs y otras herramientas de escritura, que ya he comenzado), y, sobre todo, investigaciones en los misterios de Joomla y WordPress MU.

Con respecto a Joomla he encontrado un pequeño tesoro que no me resisto a compartir: se trata de una de las últimas entregas de la serie PC Cuadernos, en concreto la que se titula Joomla, un juego de niños. Seguramente a los expertos en este CMS no les descubrirá ningún Mediterráneo, pero a los que se inician o quieren iniciar, e incluso a los que llevan algún tiempo enfrascados entre sus vericuetos, les vendrá de perlas. El cuaderno contempla casi todos los temas que hay que dominar en el trabajo con Joomla: instalación en local y en remoto, configuración, edición de plantillas, diseño de la estructura de contenido y de menús, administración de usuarios y gestión de extensiones. Además, tiene la ventaja de que continuamente establece comparaciones muy interesantes entre la serie de producción (por el momento la 1.0.12) y la beta 1.5. Todo ello, en el muy razonable espacio de noventa páginas, y por cinco míseros euros.

En pocos sitios como en este librito (cuyo único pero es una traducción manifiestamente mejorable) he encontrado nociones tan claras sobre la estructura de contenidos y de menús, que es probablemente uno de los arcanos de Joomla más difíciles de aprehender, y desde luego ninguno me ha proporcionado una perspectiva tan sugerente de lo que se puede esperar de la anhelada versión 1.5. También son de gran utilidad los anexos, que enseñan un par de trucos esenciales, como la modificación de la contraseña de administrador y la migración del CMS a otro alojamiento.

Ahora bien, lo que me ha tenido más ocupado en las últimas fechas ha sido la instalación de WordPress MU, un proyecto sobre el cual es probable que en próximas semanas o meses pueda hacer un anuncio de indudable interés para la blogosfera educativa (de momento, se impone la discreción). Creía que las diferencias con la versión monousuario serían puramente de detalle (por algo dicen sus creadores que el 99% del código es común a ambas aplicaciones), y lo cierto es que me he llevado un sofocón: la instalación se ha resistido, aunque tengo que reconocer que en gran medida ello se ha debido a mi arrogante desdén por las instrucciones, la configuración no ha sido tan sencilla como presuponía, y determinadas funciones del CMS, como el editor visual derivado del TinyMCE, han dado una guerra espantosa (algún día contaré un par de anécdotas realmente sabrosas sobre el caprichoso funcionamiento del módulo spellchecker, de corrección ortográfica), aunque por fin parece que tenemos a la fiera controlada. Los temas y los plugins también me han causado unos cuantos dolores de cabeza, aunque por el momento no hay nada que no pueda arreglar con un par de cápsulas de Ibuprofeno.

Pero todo eso no es nada comparable con lo que seguramente vendrá a continuación: la gestión de usuarios y sus blogs correspondientes. Media docena de bitácoras de prueba creadas para comprobar cómo funciona el invento dan perfecta idea del trabajo que pueder supone la gestión de decenas o cientos de blogs de usuarios, cada uno de ellos con sus propios problemas y dificultades. Con todo, el espectáculo de una instancia de WordPress MU dando servicio simultáneo a esa media docena de blogs-simulacros es apasionante, y su potencial de cara a las tareas educativas se antoja incomparable. Sólo espero que el proyecto fructifique y, en la parte que me toca, que yo sepa estar a la altura de las circunstancias.

alojamiento wordpress