No hace falta insistir en que los blogs constituyen uno de los ejemplos más evidentes de las características de la web semántica. Gracias a su marcado intensivo, fundamentalmente mediante metadatos asociados a las categorías temáticas y a las etiquetas, y a sus elementos relacionales (comentarios, blogroll, mecanismos de enlace mutuo como los pingbacks y los trackbacks o retroenlaces, RSS ), los blogs se hallan en una posición muy ventajosa entre la enorme cantidad de sitios y páginas que a día de hoy forman la Red.

Tampoco parece necesario argumentar sobre las enormes posibilidades de los blogs en el ámbito educativo , al que aportan ventajas indiscutibles: una gran facilidad de manejo y gestión del contenido (sobre todo si se compara con otro tipo de plataformas), una asombrosa capacidad para publicar de forma casi inmediata, la inserción de muy variados elementos multimedia, la posibilidad de trabajar en ellos colaborativamente y de construir comunidades de relación y de aprendizaje, etc.

Si bien las aportaciones de los docentes de Primaria, Secundaria y Bachillerato al concepto de “blog como recurso educativo” son legión, no ocurre igual con el tratamiento de los blogs desde las perspectivas comunicativa y textual, es decir, como medio de comunicación que tiene características bien definidas (sólo algunas comunes a determinados medios, como por ejemplo la prensa escrita, que sí suelen tratarse en las etapas educativas no universitarias) y en el que se pueden identificar géneros textuales con sus propios rasgos sintácticos, semánticos y pragmáticos.

Tal vez sea discutible la conveniencia de tratar los blogs desde esta perspectiva en un aula de Secundaria o de Bachillerato, habida cuenta de la especificidad de este nuevo medio de comunicación (o tal vez sea justamente lo que hay que hacer, si tenemos presente la creciente importancia del trabajo sobre textos discontinuos, de acuerdo con la concepción funcional de la lectura que inspira el proyecto PISA y los nuevos currículos). En todo caso, creo que sin llegar al extremo de proponer un análisis exhaustivo de todos y cada uno de los rasgos constitutivos de los blogs, el trabajo sobre algunas de sus características puede ser de utilidad para estudiar determinados conceptos que tradicionalmente se tratan en el área de Lengua Castellana y Literatura.

En concreto, y a partir del trabajo que he venido haciendo con el plugin Simple Tags (véanse las entradas de ayer y anteayer), estoy pensando en el análisis de los mecanismos de marcado semántico de los blogs, tales como las categorías temáticas, las etiquetas, las nubes de etiquetas y las listas de entradas relacionadas. Este análisis puede resultar muy interesante de cara al estudio de fenómenos semánticos, a saber:

  • Identificación de campos semánticos. Se puede investigar en este concepto a partir de las categorías del blog, y comprobar aspectos como la mayor o menor precisión y amplitud de la designación, las interferencias y solapamientos con otras categorías, la lógica interna de los elementos que forman cada categoría, etc.
  • Identificación de campos léxicos y familias léxicas. En este caso, el estudio debería centrarse en el análisis de las nubes de etiquetas y de las relaciones entre éstas y las categorías de entradas.
  • Identificación de relaciones hiperónimohipónimos, que suelen ser muy frecuentes no sólo en las listas y nubes de etiquetas, sino, sobre todo, en la relación entre categorías y las etiquetas asociadas a las entradas que forman parte de aquéllas.

Los blogs ofrecen grandes ventajas a la hora de realizar estas operaciones: como son de naturaleza digital, sus textos se pueden manipular y analizar con distintas herramientas (por ejemplo, procesadores de textos o incluso hojas de cálculo); en segundo lugar, la brevedad de la mayor parte de las entradas simplifica la lectura e interpretación; por último, la gran densidad de enlaces propia del blog, así como su carácter de “artefacto organizado”, facilitan el movimiento entre sus distintos elementos, así como las operaciones de análisis y comparación.

A título de ejemplo, se me ocurren varias posibles actividades de operaciones semánticas, basadas en la nube de etiquetas de un blog que tenga el suficiente número de entradas:

  • Deducir las posibles categorías temáticas a partir de los elementos que componen la nube de etiquetas. A continuación, comparar aquéllas con las categorías reales del blog. Es una operación lógica de inducción, que puede servir muy bien para captar el concepto de campo semántico, y para acostumbrar a los alumnos a las operaciones de formulación de hipótesis.
  • Teniendo a la vista las categorías y la nube de etiquetas, clasificar éstas en función de aquéllas. A continuación, realizar unas cuantas búsquedas para comprobar si las etiquetas adscritas a categorías corresponden, en efecto, a entradas pertenecientes a ellas. En caso contrario, explicar semánticamente la causa de la discrepancia.
  • Localizar en la nube de etiquetas casos de relación hiperónimo-hipónimos, y comprobar si esas relaciones se ven confirmadas por la disposición tipográfica de la nube de etiquetas. Es decir, confirmar si el hiperónimo corresponde a una fuente tipográfica más grande y el hipónimo a una fuente más pequeña. Si no es así, explicar el porqué.
  • Analizar con qué palabras y sintagmas se representan los conceptos en la nube de etiquetas del blog, para verificar las clases de palabras implicadas, la presencia de sustantivos concretos y abstractos, la aparición de nombres propios, la oposición singular/plural, etc. Como puede verse, en esta actividad no sólo se analizan fenómenos semánticos, sino también morfológicos.

Y seguro que me dejo en el tintero un buen número de operaciones de investigación semántica que se pueden llevar a cabo en un blog. Quizás lo más difícil no sea ingeniarlas, sino encontrar blogs apropiados para ponerlas en práctica, y acotar claramente las tareas. Porque la Red está llena de tentaciones, a un solo clic de ratón.

alojamiento wordpress