En un reciente artículo de La Bitácora del Tigre traté sobre la posibilidad de crear entradas en un blog al modo wiki, mediante el plugin WordPress Wiki, que a tal efecto instalé y experimenté sobre mi blog de pruebas. Pues bien, un comentario de Emi a propósito de ciertos retoques en la hoja de estilo de esta extensión (aprovecho la oportunidad para darle mis más sinceras gracias por la referencia y citar su blog, EmiAstur) me ha llevado a descubrir un plugin que permite añadir a cualquier entrada de WordPress uno de los rasgos típicos de los wikis y otros CMS, la tabla de contenidos o TOC (table of contents).

Esta nueva extensión se denomina Hackadelic Table Of Contents Boxes, y tiene una serie de funciones muy interesantes, entre ellas el reconocimiento automático de las etiquetas de párrafo como elemento estructurante del contenido. Basta añadir a una entrada epígrafes etiquetados con las oportunas marcas de párrafo (a partir de <h3>, para que no entren en conflicto jerárquico con los estilos del título del blog y de las entradas), y el plugin se encarga de elaborar con los títulos de dichos epígrafes un índice de contenidos muy cómodo y funcional.

Las tablas de contenido creadas con esta extensión se pueden contraer o expandir a voluntad, para lo cual no hace falta más que pulsar sobre el título. Además, se pueden situar al principio, en medio o al final de la entrada (o incluso en la barra lateral del blog, si ello resulta conveniente), a través de los correspondientes shortcodes, que admiten diferentes parámetros. Otra ventaja del plugin es que el índice no es visible en la página principal del blog, sino sólo en la vista de entrada o página individual, que es donde realmente interesa tenerlo accesible.

El plugin permite disponer varias tablas en el mismo artículo, y soporta paginación del contenido. Además, gracias a sus opciones de configuración, se puede fijar un comportamiento por defecto para los índices, lo cual no impide que cualquiera de ellos pueda personalizarse con los parámetros que en cada caso resulten más adecuados.

Quizás el punto débil de esta extensión sea que obliga a copiar en el archivo style.css del tema o plantilla los estilos que determinan la apariencia del índice. Por otra parte, la plantilla del blog pueden entrar en conflicto con los estilos previstos por el plugin, lo que obliga a un cierto trabajo de ajuste fino, no siempre apetecible. Es justamente mi caso, en una entrada creada para la ocasión y titulada Prueba de tabla de contenidos, que no es sino una reescritura organizada en epígrafes de mi reciente artículo Un ordenador para cada niño en Primaria. La tabla de contenidos que aparece al comienzo de la entrada no es todo lo perfecta que debiera, pero lo cierto es que no me apetecía pelearme con las sutilezas del tema Carrington 2, que las tiene, y muchas.

Ya sé que un blog no es la herramienta de escritura más adecuada para textos largos y de formato complicado (mejor un wiki, o incluso una herramienta como Google Docs), pero también estoy convencido de que este tipo de extensiones proporcionan a las bitácoras, y especialmente a las bitácoras elaboradas con WordPress, una versatilidad insospechada.

alojamiento wordpress