En muchas entradas dedicadas a WordPress (véanse, por ejemplo, Evita errores 404 y penalizaciones de buscadores, del imprescindible AyudaWordPress o 6 plugins para el mantenimiento de tu WordPress, del no menos imprescindible aNieto2k) se analiza el plugin Broken Link Checker, que permite reconocer cuántos enlaces rotos y disfuncionales alberga un blog. La utilidad de esta extensión es indiscutible, pues en estricta aplicación del segundo principio de la Termodinámica (o de la Ley de Murphy que, grosso modo y a los efectos que aquí me interesan, viene a ser lo mismo), un blog que lleve mucho tiempo en la red acabará integrando un buen número de enlaces rotos, vacilantes o en estado de semiputrefacción.

Una vez instalado, el plugin funciona en segundo plano: cada vez que un usuario accede al interfaz de administración del blog, se detectan todos los enlaces que no responden, así como las imágenes ausentes. Su grado de acierto es relativo, pues la detección de enlaces rotos puede fallar por diversas razones (por ejemplo, si el servidor del sitio enlazado está caído el plugin considerará el enlace erróneo, aunque la URL exista). Por otro lado, el proceso de detección de enlaces en un blog de gran tamaño puede ser lentísimo, tal como el propio autor señala:

Once installed, the plugin will begin parsing your posts, bookmarks (AKA blogroll), etc. and looking for links. Depending on the size of your site this can take a few minutes or even several hours. When parsing is complete the plugin will start checking each link to see if it works. Again, how long this takes depends on how big your site is and how many links there are.

Otro defecto de la extensión, señalado por varios comentaristas (véanse, por ejemplo, las observaciones de David Casado en 15 útiles herramientas para usuarios de WordPress y en Plugin que busca links rotos y de Diego en Evita errores 404 y penalizaciones de buscadores) es que consume muchos recursos y puede dejar un servidor compartido para el arrastre, con los riesgos consiguientes. De aquí que varios de los autores y comentaristas de los blogs que acabo de citar recomienden tenerla instalada sólo durante el tiempo necesario para el análisis de la bitácora (o incluso hacerla funcionar en una copia local del sitio) para que, una vez detectados los enlaces erróneos, puedan éstos corregirse en el blog de producción y desactivarse la extensión.

Con todo y con eso, yo creo que el principal inconveniente de este plugin es que reduce la autoestima del bloguero más cuidadoso a niveles ínfimos. Para ejemplo de lo que digo, basta el de La Bitácora del Tigre, carne de mi carne y sangre de mi sangre, auténtica niña de mis ojos y objeto de mis desvelos diurnos y nocturnos. Tras varias horas de análisis del blog, el plugin ha revelado ¡505 enlaces rotos! (y la cuenta no ha terminado), que tendré que repasar con todo el cuidado del mundo, si no quiero ser penalizado, abochornado, estigmatizado, deslinkado, expulsado de la blogosfera y, finalmente, ignorado.

Ay, qué vida tan azarosa y angustiada la del bloguero.

alojamiento wordpress