A ese pequeño segmento de los docentes blogueros que se declara entusiasta de la ciencia ficción (un saludo a Javier García Calleja y Lourdes Barroso, colegas de chifladura) tal vez le interese saber que acaba de publicarse el número 1 de la revista Hélice, que impulsa la Asociación Cultural Xatafi y cuyo objetivo son las “reflexiones críticas sobre ficción especulativa”. Es una revista gratuita, que se publica exclusivamente en formato digital (en PDF), de periodicidad bimensual.

El índice de este primer número ofrece los siguientes textos: en la sección Reflexiones, “Sobre la Crítica”, un ensayo de Fernando Ángel Moreno, y “La Guerra de las Galaxias y el mito artúrico”, conversación entre Luis Alberto de Cuenca y Eduardo Martínez Rico. En la sección de Críticas, las reseñas de Señores del Olimpo, de Javier Negrete, por Eduardo Larequi (que soy yo, claro), de Negro, de Olivier Pauvert, a cargo de Javier Vidiella, de La casa de la colina negra, de José Antonio Cotrina, realizada por Fidel Insúa, de La mujer del viajero en el tiempo, una interesantísima novela de Audrey Niffenegger sobre la que escribe Eduardo Vaquerizo (y sobre la cual yo tengo un artículo en prensa), y de Que la fuerza te acompañe, antología de poemas de tema “galáctico”, por Juan Manuel Santiago. Finalmente, la sección de Críticas enfrentadas acoge las reseñas de Alberto García-Teresa e Ignacio Illarregui Gárate sobre Jonathan Strange y el señor Norrell, de Susanna Clarke.

Quisiera destacar, de entre estos materiales, todos ellos de indudable interés para los aficionados a las literaturas de la imaginación, la conversación entre Luis Alberto de Cuenca y Eduardo Martínez Rico, a propósito de la relación entre la saga galáctica de George Lucas y el ciclo artúrico: un diálogo lleno de referencias iluminadoras, cuyo alcance desborda claramente el ámbito del fandom. Luis Alberto de Cuenca y Eduardo Martínez hablan de todo -cine, mitos, literatura, cómics, antropología y hasta miniaturas- con pasión, lucidez y capacidad de convicción.

Ojalá que Hélice crezca y se desarrolle, y tenga la continuidad que tantos otros proyectos españoles relacionados con la ciencia ficción no han disfrutado. Desde aquí me comprometo públicamente a hacer lo posible por que dure.