La entrada que hoy ha publicado Carlos Cabanillas en su blog me ha animado a escribir un articulillo sobre un tema que ya traté, aunque de forma muy marginal, en el wiki Escribir en los blogs; posteriormente, me he vuelto a topar con este asunto mientras preparaba un trabajo para un curso sobre integración curricular de las TIC en el área de Lengua que impartiré en breve.

Me refiero a la posibilidad de añadir al motor de búsquedas de Firefox una serie de herramientas lingüísticas basadas en las tecnologías Sherlock y OpenSearch, herramientas que se pueden invocar interactivamente desde el propio navegador, sin necesidad de archivar sus URLs. Mediante la técnica que voy a explicar a continuación, es posible convertir a Firefox en una especie de centro de control para innumerables actividades didácticas: uso de diccionarios, búsquedas literarias, tareas de análisis gramatical, búsqueda de fuentes y referencias, etc. El procedimiento para lograrlo es bastante sencillo, y consta de los pasos que figuran a continuación.

1. Acceder a la lista de recursos de búsqueda de Firefox, que aparece en la parte superior derecha del navegador, junto a la barra de direcciones. Haciendo clic sobre la flechita que apunta hacia abajo, a la derecha del motor de búsqueda (Google, por defecto), se puede ver la lista de recursos de búsqueda (figura 1).

2. Determinadas páginas permiten añadirse a sí mismas a este interfaz de búsqueda. En tal caso, se activará la correspondiente opción. Véase, como ejemplo, la figura 1, que muestra la página de complementos de búsqueda (add-ons) de Firefox . Si el usuario desea mayor control sobre esta lista de recursos, debe pulsar sobre la opción Administrar motores de búsqueda.

Figura 1 - Lista de recursos de búsqueda de Firefox

3. Acto seguido se abre un cuadro de diálogo (figura 2), que permite gestionar los recursos de búsqueda y referencia. Este cuadro de diálogo proporciona los botones necesarios para ordenar dichos recursos o para eliminar los que no interesen. Pero la verdadera potencia de esta función (y de Firefox) reside en la posibilidad de obtener recursos adicionales, a los que se accede pulsando sobre el enlace Obtener más motores de búsqueda.

Figura 2 - Administrar recursos de búsqueda de Firefox

4. Al pulsar dicho enlace, se accede a la página web de los complementos de Firefox relacionados con las búsquedas (figura 3). Si se pulsa sobre cualquiera de ellos se abrirá un nuevo cuadro de diálogo que permite añadirlos al interfaz de búsquedas del navegador (figura 4):

Figura 3 - Página de Add-ons de Firefox sobre recursos de búsqueda

Figura 4 - Añadir buscador

El proceso se puede repetir tantas veces como se quiera, hasta añadir al buscador todos los recursos de esta página que el usuario quiera tener a mano. Ahora bien, la sorpresa se encuentra en la parte inferior de la página, bajo el epígrafe “Fuentes adicionales”.

El primer elemento de la lista envía a la página del Mycroft Project, un repositorio que contiene miles de recursos de búsqueda en forma de plugins para Firefox y SeaMonkey (ambos navegadores soportan dos tipos de plugins de búsqueda, basados en las tecnologías Sherlock y OpenSearch ) e Internet Explorer (que sólo soporta los plugins OpenSearch).

El segundo elemento da acceso a la página del Mozilla Development Center dedicada a la creación de plugins OpenSearch para Firefox. OpenSearch es una colección de formatos de descripción para compartir resultados de búsqueda, que entre otras cosas hace posible que un usuario programe su propia función de búsqueda (lo que se denomina un “Search Engine Plugin”), y la incorpore a navegadores como Firefox 2 o Internet Explorer 7. Otra ventaja de esta tecnología es que los ficheros de descripción OpenSearch pueden ser anunciados dentro de una página HTML de forma que sean descubiertos automáticamente por el navegador (véase, de nuevo, la figura 1). Además, estos complementos pueden ser instalados mediante código, tal como hemos mostrado en la figura 3.

Sepa o no programar sus propios plugins de búsqueda, el aspecto más interesante de la página del Mycroft Project para el profesor de Lengua Castellana y Literatura es la posibilidad de añadir a su navegador recursos lingüísticos de distinto tipo y condición. Para ello, nada mejor que recurrir a la página de búsqueda avanzada , que permite seleccionar el tipo de recurso, el país y la lengua. En la figura 5, se ve una consulta de plugins de búsqueda que solicita diccionarios en español:

Figura 5 - Página de búsqueda de Mycroft Project

Y en la figura 6, una vista parcial de la lista de resultados, que arroja un total de 39 plugins relacionados con diccionarios y traductores:

Figura 6 - Resultados de búsqueda de Mycroft Project

Para añadir cualquiera de ellos a la lista de recursos de búsqueda del navegador basta con pulsar sobre el enlace correspondiente, y confirmar la acción que solicita el sistema. En menos tiempo que el que cuesta explicarlo, yo he añadido a mi interfaz de búsquedas de Firefox (figura 7) varios utilísimos recursos; entre ellos, un diccionario de rimas, un tesauro, un corpus lingüístico y un diccionario de dudas. Todos ellos permiten acceder a sus funciones de búsqueda directamente desde el interfaz del navegador, con el ahorro de tiempo y aprovechamiento de esfuerzos que ello supone. En las figuras 8-11 puede verse el resultado de las búsquedas efectuadas sobre esos cuatro diccionarios respecto a la palabra barco.

Figura 7 - Nuevos recursos de búsqueda

Figura 8 - Búsqueda en un diccionario de rimas

Figura 9 - Búsqueda en un diccionario de sinónimos

Figura 10 - Búsqueda en un corpus lingüístico

Figura 11 - Búsqueda en un diccionario de dudas

Cualquier docente puede invertir un rato en adecuar su motor de búsquedas a los propósitos que mejor le parezcan. Incluso cabe pensar en configurar toda un Aula de Informática con navegadores Firefox que utilicen la misma batería de buscadores, para realizar a partir de ella actividades lingüísticas y de investigación. Para ello, habría que poner en práctica el siguiente truco, que consiste en copiar el perfil de Firefox del ordenador donde se han realizado los cambios en todos los demás del aula, de modo que todos cuenten con idéntico perfil de Firefox. Esto se hace de la siguiente manera:

1. Localizar el perfil de usuario de Firefox en el ordenador donde se ha realizado la configuración del navegador. En Windows XP, este perfil reside en un subdirectorio cuyo nombre es xxxxxxxxdefault (xxxxxxxx es una secuencia alfabética aleatoria y default es el nombre del perfil por defecto), y que cuelga de C:\Documents and Settings\nombre_de_usuario\Datos de programa\Mozilla\Firefox\Profiles.

2. Crear un nuevo perfil de usuario en cada uno de los ordenadores donde se quiera conseguir una copia del perfil anterior. Para ello, hay que cerrar todas las ventanas del navegador que tengamos abiertas y ejecutar la herramienta de creación de perfiles de Firefox. Para acceder a ella se debe ir a Inicio > Ejecutar, desde cuyo cuadro de diálogo hay que activar el comando “C:\ruta_de_instalacion_de_firefox\Firefox.exe” -profilemanager. Aparecerá entonces el cuadro de diálogo de la figura 12.

Figura 12 - Gestión de perfiles de Firefox

3. Hay que crear un nuevo perfil, que podemos nombrar a nuestro gusto (en el ejemplo, se ha denominado busquedas). Como resultado de esta acción, el sistema creará en C:\Documents and Settings\nombre_de_usuario\Datos de programa\Mozilla\Firefox\Profiles un directorio cuyo nombre es xxxxxxxxbusquedas, que contiene la definición de un perfil vacío.

4. Para sustituir dicho perfil, basta con copiar dentro de él los archivos del perfil guardado en el paso 1. Al arrancar de nuevo Firefox con la orden “C:\ruta_de_instalacion_de_firefox\Firefox.exe” -profilemanager, el sistema solicitará elegir un perfil. Si se elige el que se acaba de crear, el resultado será un navegador configurado exactamente igual que el que el usuario modificó en el primer paso.

En fin, ya sé que es un procedimiento bastante engorroso, sobre todo si hay que repetirlo quince veces, pero no he descubierto nada mejor.