Lo propio del ser humano es sentirse insatisfecho con su situación y buscar nuevos horizontes. Algo de eso le sucede al autor de La Bitácora del Tigre, que de vez en cuando se da un garbeo por la red en busca de mejores paisajes para el blog. La búsqueda resulta muy fácil y productiva gracias al Tablero de WordPress, que gentilmente pone a disposición de los blogueros que utilizamos este magnífico CMS sus novedades más selectas.

En el tablero descubrí el otro día una breve nota sobre Tarski, un tema recién publicado. Lo descargué enseguida y comencé a analizarlo a fondo. Elegante, armonioso y técnicamente muy avanzado, Tarski permite definir estilos propios sin tocar los que ya forman parte del tema (eso viene muy bien para un blog como el mío, en el que he ido poco a poco definiendo estilos especiales para diversas funciones), e incorpora soporte para los asides y los widgets de WordPress (ya sé que tanto barbarismo es odioso, pero no se me ocurren traducciones aceptables; ¿valdrán chismes, o trastos, como equivalencia de widgets?; ¿y qué tal apartes, como traducción de asides?). De hecho, hace ya tiempo que andaba buscando un tema que admitiera la edición de la barra lateral de la bitácora mediante widgets, pues cada vez me resultaba más complicado mantener su código a salvo de mis reiterados crímenes con el PHP.

De momento, y tras los cambios de rigor para adaptar el tema al castellano, la bitácora luce linda con Tarski (el cambio de la imagen de la cabecera no es definitivo; en cuanto tenga algo de tiempo intentaré mejorarla). Los visitantes habituales comprobarán que su estructura se mantiene en líneas generales, aunque hay algunas modificaciones importantes:

  • En primer lugar, la adición de una página fija de Archivo, que hace uso del plugin Clean Archives, con el que es muy fácil construir un listado completo, organizado cronológicamente, de los ítems de publicación de la bitácora.
  • La navegabilidad de la bitácora se ha visto mejorada con la adición a la barra de lateral de sendos bloques de enlaces (un par de widgets) que listan las entradas y los comentarios más recientes.
  • La parte inferior de la bitácora, por último, ofrece un listado resumido de las cinco entradas anteriores a las que figuran en página donde se insertan. No estoy muy seguro de que merezca la pena mantener esta disposición, que se está poniendo de moda entre los diseñadores de temas para WordPress, pero de momento ahí está, por si acaso.

La transición a Tarski todavía no está completa, y su madurez todavía llevará unas cuantas semanas. Tengo que revisar que todos los complementos ya instalados funcionan bien, añadir a la barra lateral los elementos que ya figuraban en ella y probar otros widgets/chismes más nuevos y mejores. La verdad es que WordPress es un juguete inagotable, con el que uno se puede pasar todas las horas del día, y más que hubiera.